Mujer de Luz. Entrevista a Nam Nidhan.

Nam Nidhan K. Khalsa

Entrevista

Nam Nidhan Kaur Khalsa es una maestra acuariana que utiliza los instrumentos del Yoga Kundalini para ayudar a la mujer a encontrar el camino hacia su liberación. Heredera de la tradición denominada Yoga Kundalini que llegó hasta occidente de la mano de Yogui Bhajan, Nam Nidhan consigue recuperar los valores sagrados de la mujer, más allá de la instrumentalización patriarcal y le propone, en pleno siglo XXI, aquellas ancestrales técnicas de ascesis heredadas desde la tradición védica por el tantrismo.

Las características principales del tantrismo fueron, desde sus inicios, la de aceptar a la mujer como símbolo de lo sagrado y de lo divino, así como la de ofrecer abiertamente, sin distinción de castas ni de género, aquellos instrumentos que permiten acceder a la liberación, sin necesidad de salir del mundo. Para ello, el Yoga tántrico promueve el desarrollo de un cuerpo sutil con el fin de sublimar la Materia en Espíritu, en un viaje transformador para el practicante, que se dejará sentir también en su radio de acción.

Desde las enseñanzas para la mujer iniciadas por Yogui Bhajan, Nam Nidham comenzó a edificar, hace poco más de una década, su intento de aportar luz a la mujer. Una intención que ha conseguido materializarse en “Mujer de Luz” un sistema que invita a todas las mujeres a transformar los viejos mecanismos de la culpa para abrazar su esencia creadora en un vuelo de retorno y reconexión con su esencia divina.

¿Qué objetivo tiene la Fundación Mujer de Luz?

La Fundación tiene como misión entregar herramientas de apoyo para elevar la conciencia y la autoestima de la mujer y nuestro campo de acción es llegar a mujeres de toda índole en todas las áreas. Además nos hemos focalizado en ser un apoyo a los programas sociales de distintos gobiernos. Desde hace tres años estamos colaborando con el Gobierno de Chile en programas destinados a violencia intrafamiliar, en programas de liderazgo para las mujeres y en embarazo adolescente. Estos programas han contado con una evaluación psicosocial por parte de sociólogos y psicólogos que muestran con datos el resultado de lo que estamos haciendo.

A través de los cursos impartidos por “Mujer de Luz” estoy profundamente interesada en dar a la mujer el liderazgo que merece y ofrecerle un lugar en el desarrollo de la sociedad humana. Más que una competencia frente al hombre, se quiere dar a la mujer el lugar que tiene que tener porque el hombre, dentro de su identidad de hombre elevado, estará interactuando con la mujer y ambos podrán trabajar en conjunto a través de la cualidad intuitiva que los dos géneros tienen. El hombre lidera desde su masculinidad y la mujer estará en el lugar que le corresponde. No se trata de liderar al hombre y oprimirle, sino de tener la capacidad de tomar decisiones siendo escuchadas e interactuando con el hombre en la acción.

El problema real de la mujer es que no sabemos cuál es nuestro lugar porque estamos interactuando desde el patrón masculino aprendido o bien desde la sensualidad, esto es lo que se aprecia en la mayoría de las mujeres. Se trata de entender cuál es nuestro poder y nuestro rol dentro de la interacción con lo masculino. El hombre respetará la sabiduría femenina cuando ella esté en un estado de conciencia elevado respetándose a ella misma y entendiendo su rol.

¿Cómo nace Mujer de Luz?

Nace a partir de una crisis personal mía con motivo de una separación. Tuve la necesidad de rearmarme como mujer y de enfrentar lo que me estaba sucediendo como mujer elevada y no desde la emoción. Ahí me acerqué a las enseñanzas de Yogui Bhajan para la mujer y… ¡wau!, al experimentarlas pude darme cuenta que son una plataforma para elevarme. Desde esa experiencia pensé que tenía que enseñar a las mujeres, porque si esto me había ayudado a mí a encontrar este tesoro, yo tenía que ayudar a las mujeres. Ahí comencé a dar cursos a las mujeres.

¿Dónde comenzó y cuándo comenzó Mujer de Luz?

En Chile, en 1998, eran 25 mujeres y ahora Vengo de China donde hemos podido enseñar a más de 4.000 mujeres. Comencé a enseñarlo por muchos países y a expandirlo cada vez más, pero llegó un momento en que yo sentí que esta enseñanza la tenían que hacer más mujeres y no solo yo. Esta enseñanza tenía que ser conocida por muchas mujeres e incluso por aquellas que no tienen dinero para pagarlo porque este entendimiento de quiénes somos tenía que llegar a todas las mujeres. Por ello nace la Fundación como una organización sin fines lucrativos, que busca llevar a todos los ámbitos de la vida femenina aquella tecnología que le permitirá elevar su conciencia y enseñarles cuál es su verdadera identidad como mujeres.

¿En qué instituciones chilenas se imparte esta tecnología?

Nosotros trabajamos con el Servicio Nacional de la Mujer que es como el Ministerio de la Mujer, donde estamos trabajando desde el año 2010 en distintas áreas. Por ejemplo, hemos desarrollado diversos programas para tratar la violencia intrafamiliar, que son impartidos en las casas de acogida de mujeres en Santiago de Chile. Cada programa tiene una evaluación sociológica y psicológica que entregamos cada año al gobierno.

¿Están teniendo resultados positivos estos programas?

Absolutamente, este año, en el Día de la Mujer, el Gobierno de Chile nos dio el Premio al Reconocimiento por Servicio Destacado. También estamos trabajando en programas de liderazgo para el gobierno destinado a mujeres solas, que suponen un porcentaje del 50% del total de familias. Es decir que el 50% de las familias en Chile son mujeres solas con hijos y esto sucede en todo el mundo. Esta es la realidad.

El Gobierno de Chile ha desarrollado programas para convertirlas en líderes, siempre desde lo económico pero se encontró con el problema de que no saben ser líderes a causa de sus problemas emocionales y por su baja autoestima. Ahí intervenimos nosotros con toda esta tecnología que permite a la mujer una transformación en la que pierden el miedo y encuentran la conciencia.

El trabajo en las casas de acogidas junto con el de formación de mujeres líderes y el que hacemos en relación al embarazo adolescente, conforman los tres programas que tenemos con el Gobierno. Paralelamente trabajamos en cárceles de mujeres.

Estos programas los realizamos con el Servicio Nacional de la Mujer pero también trabajamos a nivel de Municipios. Cada municipio también tiene programas que hemos diseñado para entregarlo a las mujeres de sus barrios orientados a la gestión del estrés, al autoconocimiento… este conocimiento está abierto a todas las mujeres y es gratuito porque está incluido en los programas sociales.

Además tenemos los programas sostenedores de la fundación, que son programas pagados como los retiros y los cursos específicos de formación.

¿Qué es el Joti Sarovar?

El Joti Sarovar es el curso de entrenamiento que impartimos para que las profesoras de yoga se formen y puedan enseñar a otras mujeres.

En este curso estudiamos qué significa ser una mujer desde lo experiencial, lo científico y lo yóguico. También impartimos conocimientos sobre la historia de la mujer en el patriarcado, así como el impacto que la religión ha tenido sobre la mujer. Después, nos dirigimos hacia la niñez y la adolescencia con el fin de asimilar todo el proceso de lo que significa esta etapa en términos de cambios en el carácter y de conciencia.

Además se estudia cómo debería educarse a una niña desde el análisis de cómo está siendo educada una niña hoy día. Luego entramos en la esencia de la mujer, estudiando la naturaleza femenina vista en analogía con la luna y lo que eso significa, así como las cualidades espirituales propias de la mujer, que son nuestra fortaleza espiritual.

También estudiamos al hombre en el sentido de cómo funciona su cerebro y su psique, así como el modo en que hemos de relacionarnos con ellos en una relación de pareja. Profundizamos en el verdadero sentido del matrimonio desde lo espiritual y yóguico, porque Yogui Bhajan enseñó que el matrimonio era el yoga más alto. Vemos el matrimonio como un yoga, esto supone un enfoque novedoso porque lo entendemos como un proceso de unión con el alma.

Luego estudiamos la maternidad, la madre sagrada y cómo una madre que ha podido empoderarse como mujer puede manifestarse como madre. Entramos en el sentido de lo que significa la maternidad en términos amplios entendida como una virtud femenina para vivir la vida.

Después estudiamos el liderazgo femenino en cuanto a cómo nos manifestamos como líderes en este nuevo tiempo porque, lo que estamos haciendo, es reproducir el modelo masculino. Y pensamos que se trata de entender qué cualidades hemos de tener equilibradas en nuestra personalidad de modo que nos permitan manifestarnos como líderes. Este fue el trabajo que iniciamos el año pasado haciendo una sanación de todo el proceso.

Luego entramos en la parte de servicio a la mujer y estudiamos cómo ayudar a la mujer maltratada. Ahora estamos desarrollando un curso específico para sanar el trauma a través del yoga que abarca el abuso y la violencia.

También estudiamos cómo ayudar a la mujer en la menopausia desde lo natural estudiando la belleza natural y la nutrición. La menstruación desde lo yóguico con ejercicios, con recetas de comidas y de hierbas y qué significa para los sentidos esa particularidad femenina que es la menstruación.

Usted ha sido invitada por la Federación China de la Mujer ¿Qué nos puede comentar al respecto?

La Federación China de la Mujer me invitó a dar una conferencia e impartir una clase, eso ha sido histórico por la apertura que supone. En Julio vuelvo de nuevo porque estamos constituyendo allí la Fundación y es preciso formar a gente en todas las enseñanzas.

El cambio de conciencia viene desde la mujer y si nosotras tenemos claro quiénes somos y no nos dejamos llevar por la inseguridad y la emocionalidad, el mundo entero brillará en conciencia. Todo parte de la mujer y esta es la primera cosa que tenemos que entender. ¿Qué sacamos de estar enseñando si las mujeres todavía siguen inseguras? Hay que reconectar.

El curso que Mujer de Luz ha impartido este año 2014 y denominado “La Mujer Creadora” ¿es una enseñanza transmitida por Yogui Bhajan?

Yogui Bhajan entregó las enseñanzas de Kundalini Yoga y habló de la mujer. Este curso es la primera vez que lo hago porque cada año tomo una energía de la psique colectiva en cuanto a lo que está pasando y lo que yo siento que tiene que manifestarse. Este año estaba así: “La Mujer Creadora” y entiendo que las mujeres tenemos que canalizar ese poder creador y no sabemos cómo hacerlo.

Si usted está impartiendo estos talleres tan poderosos para la mujer ¿qué sucede en cuanto al hombre?

Hemos desarrollado un programa denominado El Hombre Real, porque ellos están siendo impactados por el cambio de la mujer para bien y para no tan bien, las dos cosas, porque ellos se encuentran desestabilizados ya que el impacto del cambio de la mujer les está afectando a ellos de tal forma que tienen que cambiar sus esquemas machistas y patriarcales de dominio y están abriéndose a experimentar su ser femenino. Son las nuevas generaciones de hombres las que ya están comenzando su vida de este modo porque cambiar las estructuras mentales a cierta edad es más difícil en tanto que están más estructurados. Esta es la realidad aunque no es imposible porque si ha tenido acceso al arte o la meditación, el hombre puede cambiar.

Este enfoque del hombre viene desde el útero porque su diferenciación respecto a la mujer comienza a manifestarse a través de una descarga de testosterona que sucede mientras está en el útero y debido a ello, el funcionamiento de su cerebro comienza a cambiar. Está científicamente probado que el hombre, a partir de la sexta semana de gestación, comienza a segregar altas dosis de testosterona de forma constante hacia su cerebro, que cambia radicalmente en relación con el de la mujer. Él comienza a expandir conexiones neuronales en el área de la sexualidad y la agresividad, la neurociencia lo ha podido medir. Y además el enfoque cultural lo aumenta y acrecienta desde la historia. Entonces, para que un hombre pueda activar su hemisferio derecho y cambiar este condicionamiento se precisan, al menos, tres años de meditación.

Durante el trabajo que hemos realizado hoy en el curso Mujer de Luz 2014, todas hemos experimentado un desbloqueo… ¿nos podría explicar qué ha sucedido?

Es la tecnología.

¿Usted no dirige nada?

No, es la tecnología. Es lo que va sucediendo. Es la psique de todas. Conectamos los chakras y podemos entender el miedo. Además, nos hemos abierto a cosas que siempre han estado en nosotros de forma inconsciente como, por ejemplo, la fantasía sexual.

¿Usted percibe lo que está sucediendo en la sala?

Cuando hacemos una clase de Kundalini Yoga iniciamos la práctica cantando el Adi Mantra. Al hacerlo, estamos creando un campo electromagnético colectivo. Entonces ustedes comienzan a realizar los ejercicios y el aura individual va cambiando. Eso afecta al aura colectiva y el aura de algunos afecta a todos, eso sucede cuando hacemos las kriyas y las meditaciones.

La experimentación de este desbloqueo, ¿está relacionada con la manifestación del maestro?

No, mi amor, lo que sucede es que esa energía está pasando a través mío. Todo aquél que hace una clase de Kundalini Yoga recibe una energía que entra por su séptimo chakra y se transmite a todos a través de su aura, por eso nos tapamos la cabeza en la enseñanza, porque el tejido ayuda a neutralizar el impacto. Una vez que cantas el Adi Mantra es como marcar el protocolo http://www. para entrar en una página web. El Adi Mantra es lo mismo, es el código para entrar y conectar con la energía maestra porque al hacer eso nos enchufamos con ellos y con su conciencia. Es de este modo como se produce verdaderamente el aprendizaje, que no es por intelecto ni por transmisión.

Muchas gracias Nam Nidhan

OmYogaNews

 

Para más información:

http://www.mujerdeluz.org/

Contacto en España:

espana@mujerdeluz.org

coordinacion-espana@mujerdeluz.org