Tú eres un Ser divino

Tú eres un Ser divino

marzo 9, 2016 0 Por Manjeet Kaur

Yogi Bhajan habla acerca de la mujer 

» Una persona santa tiene como misión en esta vida salvar a los demás así como un buen soldado debe proteger a quienes le rodean. Es por ello que cuando un santo deja de servir y comienza a dirigir, ordenar y manipular a otros, pierde su santidad. Igualmente, cuando un soldado comienza a protegerse a sí mismo, deja de ser soldado.

Como mujer tú tienes dos cualidades que debes perfeccionar: ser santa y ser un soldado: proteger y servir. En esto radica el secreto de tu éxito y de tu prosperidad. Sirviendo conquistarás todos los corazones y protegiendo conquistarás todas las mentes. Hay un juego que se establece entre la mente y el corazón. Cuando nosotros vemos una piedra preciosa, un diamante, una esmeralda, reconocemos su calidad por su transparencia, porque la luz puede atravesarla, y a medida que disminuye la calidad de la gema baja su valor y su precio. Una mujer es como una piedra preciosa, si al mirarla no puedes ver su color, si no puedes ver su luz, ella no recibirá en esta vida la recompensa, el respeto de quienes la rodean.

En la vida las riquezas materiales no son una recompensa. Lo que cuenta, la verdadera recompensa, el gran premio, es sentirte rico al estar satisfecho con tu vida. Con frecuencia piensas que si tienes dinero todo se solucionará, pero no es verdad. Hay muchas personas sumamente ricas que sufren tremendamente. Sé muy bien que tú crees que poseyéndolo resuelves todo en tu vida ¡eso es un error!.

Si tu alma irradia su luminosidad como un diamante y tu mente puede plasmar una imagen que concuerde con tu cuerpo, habrás encontrado el secreto de la felicidad, de la total armonía.
Debemos tener conciencia de nosotros mismos, tú puedes creer que, como una totalidad, te encuentras físicamente muy bien y, sin embargo, estar profundamente desequilibrado mentalmente.

Cuando una mujer no se encuentra bien físicamente, su pareja no repara en ello; pero, el hombre no soporta que ella se encuentre mentalmente descentrada. El hombre, frente a la mujer, posee una mayor capacidad física; sin embargo, su resistencia mental es menor. Por eso la mujer debe mantenerse conscientemente centrada, equilibrada. Cuando ella, desde su mente, empieza a proyectar negatividad a su pareja, la relación que existía entre ellos dos se deteriora rápidamente.

Si una mujer constantemente le dice a su pareja: “Yo no te entiendo”, al poco tiempo se encontrará en serios problemas. Los hombres son por naturaleza llanos, irritables, reactivos e inflexibles. No hay manera de modificar esto, nada se puede hacer. A todos los hombres les gusta escuchar que todo va bien, que todo está perfectamente bien. Claro que si algo va mal, dicen: “Tú, bruja …” Si algo no está bien, dicen: “Tú estás equivocada”. Sin embargo, si algo resulta bien el responsable es él, pues es él quien ha dirigido todo correctamente.

lalunaEntre el hombre y la mujer existe una notable diferencia que debemos reconocer. Una diferencia como la que existe entre la luz de la luna (la mujer) y la luz del sol (el hombre). Si pones algo vivo bajo la luz del sol lo verás madurar y luego comenzará a descomponerse. Si colocas algo bajo la luz de la luna, se conservará y luego se irá marchitando. La luna tiene un papel de desarrollo expansivo, mientras que el sol colma acaba, realiza y termina. El sol es nacimiento y muerte. La luna es mantenimiento, expansión, desarrollo, crecimiento, forma y volumen. La luna no posee poder por sí misma, refleja al sol. El sol tampoco tiene poder por sí mismo, necesita de la luna.

Para que tu vida cotidiana sea armoniosa debes de estar consciente de que tu cuerpo concuerde, armonice, con esa imagen que tu mente proyecta. Esto se traduce en seguridad interior. Si no es así, puedes tener conflictos, inestabilidad e infelicidad.

El mayor problema para la mujer es sentirse insegura, es entonces cuando comienza a sufrir dolores de cabeza. En la mujer el dolor de cabeza es sinónimo de inseguridad. Sin inseguridad desaparecen los dolores de cabeza, ya que la mujer no está hecha para sentirlos. Una mujer segura jamás los tiene. Cuando te encuentres muy insegura y sufras de dolor de cabeza debes pensar y sentir profundamente Yo soy feliz, estoy sana y soy divina y la inseguridad se marchará, esto funciona como una aspirina.
Siempre que la mente proyecta una imagen que no concuerda con el cuerpo todo el sistema se desequilibra, no se da esa plenitud necesaria, esa armonía fundamental en la vida. Si te encuentras en tal desequilibrio no lograrás ser eficiente y, por lo tanto, no alcanzarás el éxito en esta vida. Planear y proyectar son importantes, pero el meollo está en la eficiencia. Por ello es tan importante que exista armonía en tu vida, pues es esta armonía la que te permitirá alcanzar lo que te propongas.

Cuando te sientes insegura, deprimida, celosa, enfadada, discutidora o simplemente sientes que nada te viene bien, recuerda que todo esto se encuentra sólo en tu mente. Solamente hay algo o alguien que te está desafiando; puede ser una persona, el tiempo, el espacio o el entorno. Pero si tú proyectas sobre ti el efecto de este reto y no quieres superarlo, es aquí cuando comienzas a sentirte incapacitada, impedida. En ti está la capacidad, la virtud, de superar y resolver esa situación. Si la luz de tu alma, a través de la proyección de tu mente, armoniza y concuerda con tu cuerpo, habrás ganado la partida, serás un ser vencedor.

Hay distintos caminos espirituales y algunos enseñan a buscar la armonía fuera de ti. Esto es un gran error pues la armonía está dentro de ti. Existen otros caminos en los que se exhorta a la alabanza, y hay otros en donde sólo quieren tu dinero.

En tu camino espiritual el énfasis debe estar puesto en: estar consciente de que eres un ser divino. Si reconoces esta verdad, Ang Sang Wahe Guru: Cada partícula, cada célula de tu ser es divina, todo lo verás a través de esta luz. Y no habrá más fracasos, ni caos en tu vida. Confía en esto y no en las ilusiones materiales. Así es como te integrarás a la Tierra y al universo en armonía.»